Mis comienzos en el fitness

Publicado el 27 agosto, 2018

Muy buenas!

En primer lugar muchísimas gracias por entrar a leer un poco sobre mí y como empecé en todo esto.

¿Quién soy?

Mi nombre es Juan, siempre he sido una persona bastante activa en cuanto al deporte, de pequeño practiqué bastantes años taekwondo, siempre he jugado al fútbol, baloncesto etc y siempre me ha gustado el deporte a nivel general, he ido varios años a gimnasios, conozco de forma simple como funciona el cuerpo y es algo que me gusta. También tengo conocimientos básicos sobre nutrición, todo aprendido de forma autodidacta.

Por circunstancias de la vida, empecé a trabajar bastante joven, con 17 años, por lo que poco a poco con los años, fui envejeciendo prematuramente (así lo llamo yo). De los diferentes trabajos que tuve, en unos apenas tenía tiempo libre con jornadas partidas y sábados, en otros trabajaba los fines de semana también, en otros me levantaba demasiado temprano y no tenía energía el resto del día así que poco a poco fui dejando el deporte y la vida activa de lado, también mencionar que siempre he sido una persona que se alimentaba fatal, desde siempre mis padres han trabajado muchas horas y tampoco podíamos comer lo que comía todo el mundo en tema elaboración, eso por un lado, y por otro que yo era muy delicado con la comida y no me gustaba nada que no fuesen patatas fritas, hamburguesas, pizzas etc etc. Al final me emancipe y esto aunque me vino bien para empezar a comer algunas cosas que antes odiaba (por ejemplo atún) también significó el principio de la cocina rápida a diario casi, hasta que me encontré con la báscula, cerca de 95 kg midiendo 182cm. No es un peso excesivamente alto para mi estatura, es mas siempre me decían lo típico de, pues no parece que peses eso… pero ya no es solo el peso, más tarde aprendí que hay que fijarse en la composición de ese peso, no es lo mismo pesar 90 kg con un porcentaje de grasa del 12% que con un 25%. Este era mi caso, me encontraba mal conmigo mismo, siempre cansado, con dolores de espalda, descansaba fatal, comía fatal, siempre estaba malhumorado etc. Estaba con un porcentaje de grasa de más de 23% y un Índice de Masa Corporal (IMC) de 27, cuando para mi estatura lo óptimo era estar entre 23-25.

Comienza el cambio

En 2015, decido independizarme, buscarme un piso de alquiler e irme a vivir solo. Aunque tenía pareja, ella estudiaba y vivía en otro pueblo por lo que me pasaba las semanas solo y los findes venia ella a hacerme compañía, entrando en una espiral de comida basura entre semana por pereza y los findes por lo mismo xD. En ese entonces me levantaba a las 6 de la mañana y por las tardes no me sentía con fuerzas de hacer deporte, por lo que cuando salía de trabajar y volvía a casa solo me quedaba delante del pc hasta la noche, cenaba porquería, veía la tele y a dormir, y así día tras día.

Decidí mirar precios de nutricionistas cercanas y recomendaciones, encontré de todo, que funcionaban con “remedios naturales”, otros con batidos, otros sin hacer siquiera seguimiento, y otros simplemente fuera de mi presupuesto. Yo quería pagar por este servicio, pero tampoco podía permitirme pagar 100€ al mes más luego 50 por visita por ejemplo, así que llegue a MI NUTRICIONISTA, un precio asequible, buenas recomendaciones y evidencias de pérdidas de peso reales.

¿Mi mayor miedo? La comida… yo me conocía, yo sabía que no me iban a gustar los menús, joder que llevaba 25 años comiendo 10 platos diferentes… lo sabía muy bien, pero dije… bueno, pruebo un mes y ya está, no pierdo nada. Cuando llamé me dijeron que tenían lista de espera y me contactarían pronto, yo lo deje ahí y seguí con mi vida. Entonces fue cuando descubrí el BTT (Ciclismo de montaña), animado por unos muy buenos amigos que lo hacían. Me dejaron una bici para probar, me gustó y me compre una bici super barata para seguir probando. Nunca he sido de comprarme lo mejor de lo mejor cuando estoy empezando en algo, porque si lo dejo, prefiero perder 50€ de una bici vieja que 1000€ de una bici buena.

Empecé a aficionarme a este deporte, yendo casi a diario a superarme, llegaba a zonas de cuestas y siempre intentaba superarme, poco a poco cogí bastante fondo, y un día en una salida, me sonó el móvil. Era mi nutricionista, que si seguía interesado, habrían pasado unas…3 semanas. Yo ni me acordaba ya de esto, así que le dije que llamaría luego. Finalmente acepte y me cito para la semana siguiente. Pase esa semana bastante nervioso, me había quitado unos kg de encima gracias a la bici, pero seguía estando en unos 90kg. Cuando llegue, mi nutricionista me hizo una entrevista, me fue preguntando mis horarios, que tomaba que hacía, donde trabajaba, cuantas horas, a qué hora almorzaba, si merendaba, que hacia después del trabajo y me hizo mi primer menú. Fui a comprar nada más salir y me gustaba bastante el tema de probar cosas nuevas, hasta que vi el tema de las verduras, ensaladas etc etc. Bueno, ya que había pagado, me lo quería tomar en serio así que compre lo que sentía que podía probar, unas cremas de verduras ya hechas, verdura y fruta fresca y cosas así.

Las primeras semanas fue de miedo, perdía mucho peso, entre la bici y la buena alimentación me iba genial, se me caían los kg y lo más importante aún, no solo se caían los kg sino que además eran de grasa! Esto es muy importante, no sirve de nada que dejemos de comer y perdamos peso, hay que asegurarse que se pierde grasa, no masa muscular.

Al poco empecé a trabajar yo solo en casa, haciéndome mis propias rutinas de ejercicios básicos de fuerza como sentadillas y flexiones y más tarde con botellas de agua hacia ejercicios como remo o flexiones lastradas. Poco a poco fui comprando material ya que por tiempo solo podía entrenar en casa y finalmente conseguí ganar mucha fuerza, un físico que me gusta y que sigo mejorando y sobre todo lo que yo considero lo más importante, una reeducación alimentaria. Ahora no me cuesta comer ensaladas ni cremas de verduras, ni pescado ni levantarme antes para hacerme un desayuno en condiciones no, esto no quita que me siga pegando de vez en cuando algunos caprichos, pero lo hago con la conciencia tranquila, sabiendo que seguiré con mi buena alimentación al día siguiente. Hay que aprender a pensar en esto a largo plazo, no en ponernos fuertes para el verano y ya está, si no para poder estar con 70 años saliendo a correr por ejemplo y en promover un estilo de vida activo y saludable. Esto ha sido un resumen (más o menos) de los últimos años de mi vida y de cómo decidí cambiar mi forma de vivir y de ver la vida. Animado por amigos y familiares creé la cuenta de Instagram @juan.fitencasa , en la que quiero ayudar a más gente a lograr su objetivo como hice yo y por supuesto animar a todo el mundo a probar el entrenamiento en casa.

Solo necesitas constancia y paciencia. Si yo he podido ¿por qué no vas a poder tú?

¡Revisa mi perfil de WikiFit para estar al tanto de todas las novedades!

¿Te ha resultado útil?

  • Valoración de los lectores
  • Puntuación 5 estrellas
    5 / 5 (6 )
  • Tu puntuación


Sigue leyendo: