Lecciones demasiado caras de aprender

Publicado el 4 diciembre, 2018

Cuando empecé a apasionarme por el mundo de la dietética y nutrición, como todo neófito de estos temas comienzas a seguir a profesionales de la divulgación, a leer artículos, escuchar podcasts, a hacer algún que otro curso… y cuanto más empiezas a aprender más riesgo corres de caer en cometer tus primeros errores, y es que conocer en mayor o menor medida el cómo realizar cierta dieta que parece tener evidencia y promete darnos grandes resultados pues así en los estudios lo está demostrando no quiere decir nada a priori y entender esto es básico. Yo en su día no fui capaz de hacerlo, y no me avergüenza decir que he aprendido a base de caer en mis propias trampas. Esto no sería un gran pro-blema si las dietas en si solo tuviesen como resultado el engordar o adelgazar como comúnmente se piensa. Pero no es así.

El someter al cuerpo a determinados estresores y determinados protocolos drásticos y estrictos, ayunos pro-longados, 16/8 diario por ejemplo, dietas cetogénicas, dietas muy hipocalóricas sin atender a los micronutrientes etc. pueden provocar que al realizarlas en un sujeto con un ambiente no apto para estos protocolos por los factores que sean (genética, estilo de vida, enfermedades…) , grandes alteraciones hormonales e incluso adaptaciones que a la larga, van a hacer que cualquier enfoque más correcto para el contexto del sujeto ya no funcione como debería, puesto que tenemos un daño hecho que no va a desaparecer de la noche a la mañana. Ya no hablemos de dietas a base de batidos y demás porque ahí ya nos meteríamos en polémicas…

errores de principiantes en el fitness

Entonces por supuesto que el conocimiento está genial y más en una sociedad donde la carencia de una mínima cultura alimentaria es más que obvia dada la tasa descontrolada y en aumento que tenemos de obesidad y de diabetes tipo 2 en nuestro país dan fe de ello. Pero debemos ser prudentes y no venirnos arriba por decirlo de algún modo y caer en la idea del DO IT BY YOURSELF que tanto invita a cambiarle el aceita al coche en el garaje de tu casa como montarte tu propia dieta o hacerte tu entreno. Los profesionales de verdad se pasan toda su vida formándose y renovando sus conocimientos e invirtiendo constantemente en este conocimiento por algo señores.

Y es que nada es tan simple ni tan básico y si así lo fuese no tendríamos los problemas antes mencionados y otros tantos que pueden afectar a la larga a TCA´s (trastornos de conducta alimentaria) anorexias etc. Estamos hablando de cosas serias y de salud. Por favor si quieres seguir un plan, comienza de forma lógica y segura. Para esto te voy a dar las pautas a seguir que en mi opinión son las que deberías seguir y yo debería haber seguido en su día:

1. Busca un profesional de verdad y confía en él

A poder ser no lo elijas por su físico ni por los resultados que comparta en Instagram. Selecciónalo a poder ser cerciorándote que sea un profesional que se renueva en sus conocimientos y que lleve años de experiencia a la espalda.

2. No tengas prisa

En el mundo actual en el que vivimos todo tiene que ser AHORA Y YA. Pero por mucho que nuestra mente se haya olvidado de tener paciencia nuestro cuerpo solo entiende de los miles de años que ha tenido de evolución como especie y va a seguir una serie de adaptaciones ante diferentes estímulos, y estés necesitan de tiempo, disciplina e hilar fino. El querer resultados milagrosos y pensar que todos estamos cortados por el mismo patrón y que tenemos el mismo estado hormonal, genética, o mismamente nivel de vida (estrés, actividad, tiempo para entrenar. o descansar) es un error y estos detalles son los realmente importantes a la hora de ver esos cambios que tan orgullosamente se comparten en las redes sociales. Pero los sujetos que aúnan todas las variables a su favor para obtener el 100% de los resultados que se desean son menos que el 1% de la población.

3. No todo es dieta

La salud necesita como hablamos antes de un contexto global mucho mayor que el comenzar a alimentarnos de forma correcta y una base fundamental es el empezar a movernos y a darle estímulo al cuerpo para que active funciones a nivel musculoesquelético que se traducirán básicamente mayor calidad de vida a la larga. Y para ello por supuesto ponte en manos de un profesional.

4. No dejes tu dinero en suplementos milagro

Ni siquiera en suplementos básicos. Primero déjalo en alimentos con cuantas menos etiquetas mejor. Frescos y cercanos, de temporada y sin procesar deberían ser donde se vaya en mayor medida tu presupuesto para alimentación. El comprar suplementos debe estar realmente justificado ante una necesidad que no pueda ser cubierta con una correcta alimentación o ante una carencia propia de la persona, y como un recurso a utilizar una vez avanzados en un determinado plan alimenticio. Quien pretenda venderte otra idea diferente a esto, tienes que entender que intenta sacar beneficio de ello.

5. Disfruta de la comida / aprende a cocinar

Está ahí para ello. No hacerlo debería ser un pecado. Aprende a seleccionar solo o de la mano de un profesional, cual es el abanico de posibilidades que tenemos para disfrutar de la comida, incluso darnos algún capricho fuera de ese abanico saludable. Reeduca tu paladar atrofiado por tantos estímulos artificiales que hacen que la comida ultra procesada sea tan palatable y que siempre repitas porque esta buenísima. Las compañías se dejan millones en saber cuál es la mejor combinación de sabor, textura, olor… que haga que no solo repitas si no que estés pensando todo el día en volver a comer ese producto.

De la mano de esto va el aprender a cocinar. Esto es básico para poder deleitarnos con lo sabores deliciosos que la cocina nos puede proporcionar y que en muchos casos no lo hacemos por absoluto desconocimiento y falta de habilidad a la hora de ponernos a los fogones.

6. Disfruta del camino

Si lo haces ese camino se convertirá en tu modo de vida, en tu forma de hacer las cosas en tus decisiones diarias. Si realizas cierto protocolo sufriendo pensando en cuando acabará para volver a tus anteriores hábitos, no solo no habrás aprendido nada, además tienes todas las papeletas para un efecto rebote que te llevará a un estado peor aún del cual estabas antes de empezar y todo el sufrimiento no habrá servido para nada. Cada persona pondrá la ratio de perfección según su contexto le permita pero, no dejes que lo perfecto sea enemigo de lo bueno como ya nos dijo Voltaire, y el aprender a disfrutar de la vida con unos buenos hábitos saludables siempre será mucho más lógico y beneficioso para la vida de una persona que el llevar a rajatabla cualquier protocolo estricto durante un mes, o un trimestre o incluso un año, y volver a sus malos hábitos. Esto toca tanto a alimentación, entrenamiento, movimiento anti-sedentarismo, vida social etc.

Motivación fitness

Y hasta aquí mi primer artículo, espero que os haya gustado y que podéis realmente sacar algo en claro que os sirva en vuestra vida si os estáis planteando comenzar a cambiar vuestros hábitos o a empezar determinada dieta. Con haber evitado que tan sólo una persona al menos evite caer en los errores que yo cometí y se ahorre la pérdida de dinero y energías que ello conlleva yo ya soy feliz.

Gracias por leerme, seria genial que me dieseis feedback y cualquier duda o consulta estoy a vuestra disposición.

¿Te ha resultado útil?

  • Valoración de los lectores
  • Puntuación 4.6 estrellas
    4.6 / 5 (10 )
  • Tu puntuación


Sigue leyendo: